Modalidades de pago para los seguros de decesos

Todo seguro de decesos tiene como finalidad cubrir los gastos de un futuro entierro. El titular asume el pago de una prima, pero las compañías ofrecen diferentes modalidades de pago, máxima flexibilidad y coberturas extras para responder a todas las inquietudes del cliente.

Al contratar tu seguro de decesos cuenta con personalización y la máxima adecuación a tus necesidades. ¿Modalidad de pago? Hay estipuladas hasta 5 modalidades para que ningún asegurado tenga que asumir primas que no le encajen o que no le parezcan adecuadas a su situación. Descubre en qué se diferencian para poder decidirte por la ideal para tu caso.

5 Modalidades de pago para un seguro de decesos

La mayor parte de compañías aseguradoras ofrecen a sus clientes hasta 5 formas de pago para los seguros que cubren los gastos derivados de la muerte. Las primas se calculan con respecto a detalles particulares en cada caso como la edad y es habitual pensar que eso significa que cuánto más mayor seas, más vas a pagar. Sin embargo, eso no es una norma que se cumpla en todos los casos, existen alternativas a través de las diferentes modalidades de pago.

Pago nivelado

Entre las formas de pago de un seguro de decesos más habitual está la denominada nivelada o constante que también se podría llamar tarifa plana, pues responde precisamente a este concepto de pagar siempre una cuota fija.

El asegurado que elige una prima nivelada siempre paga lo mismo desde el primer día de contratación hasta el último con independencia de su edad que irá siempre en ascenso. La prima constante para este tipo de seguros se calcula en función de la edad de contratación: los más jóvenes logran primas más bajas, pues tienen –estadísticamente y en la teoría- más tiempo para pagar; por el contrario, los mayores que se decantan por una cuota constante asumirán una prima superior, pues tienen –en teoría- menos tiempo hasta que tengan que usar los servicios contratados.

Las compañías, por lo general, permiten que estas primas constantes se paguen de forma mensual, trimestral…, según se elija. Ten en cuenta que aunque la prima es constante, el recibo crece exponencialmente en la mayor parte de los casos porque se actualiza, de acuerdo con la evolución del coste de los servicios contratados.

Pago natural

¿Quieres pagar tu prima de decesos de acuerdo con tu edad y le riesgo objetivo? La modalidad de pago natural, también conocido como variable, responde a esta realidad. Los clientes más mayores pagan más y los más jóvenes menos porque tienen menos riesgos de tener que usar los servicios contratados.

Es una forma de pago que permite asumir menos gastos, cuando se es más joven y por lógica, también se tienen menos ingresos; para ir asumiendo un crecimiento del recibo, según se cumplen años.

El incremento responde en este caso al mayor riesgo de siniestro a causa de la edad y en este tipo de pólizas también se afronta la actualización del precio de los servicios cubiertos por lo que la prima se incrementa por ese segundo índice a lo largo de los años.

Modalidad mixta

Como define el nombre de esta forma de pago, se trata de una combinación entre la natural y la nivelada. Lo habitual es que al principio se pague en función de la edad como en la natural; para luego, cambiar a una prima nivelada y constante para la etapa final.

En la práctica, con una modalidad mixta una persona de, por ejemplo, 25 años, empieza pagando menos, pero sus recibos van creciendo cada nuevo cumpleaños. Cuando llega a determinada edad, prevista en el contrato, suele ser en torno a los 60 años, pero varía en cada compañía y tipo de póliza; se recalcula una nueva prima que se nivela y se acepta para el resto de años de pago.

Este tipo de pago también está sujeto a la actualización por precio de servicios que se aplica anualmente en todos los casos y etapas de la modalidad mixta.

Modalidad seminatural

En esta alternativa para calcular la prima también se mezclan la natural y la constante, funciona de forma muy similar a la mixta. Sin embargo, la diferencia se da en la actualización de la prima póliza en la primera etapa, cuando se siguen la fórmula del riesgo por edad.

Si contratas un seguro de decesos con modalidad de pago seminatural, los primeros años tu recibo crecerá, pero no cada año, sino cada tres o cinco, según se especifique en tu contrato. Luego, llegada a una edad estipulada, el funcionamiento es igual al de la mixta, la compañía evalúa el riesgo y te marca una prima constante hasta el final.

La actualización del precio con respecto al IPC por el aumento de las tarifas en los riesgos protegidos en la póliza se aplica también en este caso.

Modalidad de prima única

Para los casos de disponibilidad de efectivo y especialmente en edades avanzadas la modalidad de pago de una única prima es una alternativa deseable. De hecho, hay compañía que solo contemplan este tipo de pago, cuando el asegurado supera los 65 años o los 70, no hay unanimidad en este criterio por lo que es importante corroborar en cada caso particular y con las compañías que te interesen.

La cobertura que se obtiene al pagar una sola prima – no hay pagos periódicos- es de por vida como en el resto de los casos, puede completarse con los servicios y asistencias previstas en cada compañía y no suelen diferir en este punto con el resto de modalidades.

A pesar de que se define como pago único, es importante confirmar en cada escenario que la póliza no está también sujeta a las actualizaciones habituales por incremento de tarifas en servicios, como ocurre con el resto de modalidades para seguros de decesos. En ese caso, si está sujeta a actualización de precios o IPC, se incluirían aportaciones anuales por este motivo.

¿Es obligatorio elegir modalidad de pago?

La legislación vigente reconocer el derecho a elegir modalidad de pago al titular del seguro, así como el resto de detalles, características y coberturas. El espíritu de la ley busca garantizar la máxima libertad al asegurado a la hora de escoger su póliza y forma de pago.

El Real Decreto 2486/1998, de 20 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento de Ordenación y Supervisión de los Seguros Privados, en su artículo 105 bis hace referencia a la obligación de indicar en el contrato de póliza, la modalidad seleccionada, además de sus características y el método de cálculo de la prima inicial.

Al contratar un seguro de decesos es importante no dejar dudas o cuestiones sin resolver, como titular tu compañía de seguros debe responder todas sus preguntas. En el caso de comparar ofertas de pólizas es importante que te fijes en los detalles y lo apliques a tu caso de forma particular.

La modalidad de pago es un factor que tienes que sopesar, de acuerdo, con tu situación económica actual y las expectativas que contemplas a largo plazo especialmente, si eres una persona joven. Cualquiera de las modalidades descritas tiene ventajas, según el tipo de perfil del contratante y sus preferencias.

Para ayudarte en los cálculos la normativa vigente obliga a las compañías a ofrecer a sus futuros clientes documentación sobre los factores que pueden influir en los cambios de prima del seguro a lo largo de los años, incluyendo estimaciones sobre la variación en la tasa en cada momento y resumido en y un cuadro evolutivo de estimaciones de las primas hasta que el asegurado cumpla los 90 años.

Recuerda finalmente y confirma que la póliza de decesos que contrates está –o no -, la mayoría lo están, sujeta a la evolución de precios en los servicios funerarios protegidos, es decir, se incrementa en función del IPC de forma anual. El capital asegurado también evoluciona en consonancia para que en el momento que sea necesario afrontar el fallecimiento, los familiares tengan el respaldo económico previsto por la póliza para afrontar todos los gastos derivados; por lo tanto, la actualización de la prima en este sentido es positiva para el asegurado y una ventaja que garantiza la utilidad real de este seguro.

Compártenos en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *